El tiempo en: Torremolinos
Lunes 26/02/2024  

Málaga

Confiesa sus crímenes: carta al juez del hombre que mató a Paula y emparedó a Sibora

Lo hace porque porque desde que entró en prisión ha tenido "un acercamiento muy grande con Dios y está totalmente arrepentido"

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Fachada de la vivienda donde residían Sibora y Marco. -
  • Sobre el caso de Sibora asegura que no fue el responsable de su muerte pero reconoce que ocultó su cadáver
  • MAntiene que el día del crimen de Paula se habían drogado y ella le atacó con un cuchillo

Marco R., el ciudadano italiano presunto autor de la muerte de su expareja Paula de 28 años y de la joven italo-albanesa Sibora Gagani en Málaga ha reconocido por carta que mató a la primera y ha asegurado que emparedó el cadáver de la segunda, pero que no le causó la muerte.

El presunto asesino ha remitido una carta al juzgado instructor en la que asegura que quiere confesar el crimen de Paula el pasado mes de mayo y contar todo lo ocurrido porque desde que entró en prisión ha tenido "un acercamiento muy grande con Dios y está totalmente arrepentido", según han informado a EFE fuentes cercanas al caso.

El ciudadano italiano ha asegurado que va a confesar este martes los hechos ante el juez y, al igual que ha escrito en la misiva, quiere relatar cómo ocurrieron los hechos.

Respecto al crimen de Paula mantiene que hubo una pelea previa entre los dos y que tras un forcejeo la agarró por el cuello y la tiró al suelo, que ella gritó socorro pero que intentaba agredirle y la mató, aunque no recuerda nada más, solo que entró en pánico y huyó.

Crimen de Sibora Gagani

Sobre el crimen de Sibora, joven con la que había mantenido una relación y que desapareció en 2014, insiste en que no fue el responsable de su muerte pero reconoce que ocultó su cadáver (que apareció envuelto en bolsas y dentro de una caja de madera tras una doble pared en junio pasado), por lo que reitera que está arrepentido "por hacer algo tan asqueroso".

En la misiva recuerda que fue él quien dio "la información clave" a la Policía de Torremolinos (Málaga) sobre dónde estaba el cuerpo de Sibora, pero que los agentes le han "vendido" mintiendo y diciendo que es el responsable de su muerte pese que no es así, que es un asunto bastante más complejo.

Marco R. confesó el pasado mayo que emparedó a su exnovia Sibora antes de una declaración judicial por el crimen de Paula, cuando vio su imagen en un tablón, en las dependencias policiales, y comentó que utilizó ácido para hacer desaparecer el cuerpo.

Sibora Gagani se mudó con Marco R. a la Costa del Sol en 2011 y desapareció el 7 de julio de 2014, poco después de romper su relación con él, fecha desde la que su familia, que reside en Italia, no sabía de su paradero.

La investigación por la desaparición de Gagani se reanudó a los pocos días de que Marco R. fuera arrestado por la muerte a puñaladas de su expareja Paula en otra vivienda de Torremolinos. Tras varios registros en el piso que habían compartido encontraron los restos.

La muerte de Paula

Respecto a la muerte de Paula mantiene en la carta que "jamas" le pegó, que los dos era consumidores de droga y que habían tenido últimamente muchas discusiones porque él tenía un "tonteo" con una camarera, por lo que habían decidido cortar temporalmente la relación.

Pese a ello, el día del crimen estaban los dos en la vivienda y, siempre según la versión del investigado, habían consumido mucha droga, y tras una discusión porque le habían confirmado unas terceras personas su relación con la camarera empezaron a pelearse.

Ella supuestamente cogió un cuchillo y le agredió a él, "fueron momentos de pánico" y recuerda que en algún momento de la pelea la agarró por el cuello, la tiró al suelo y empezó a defenderse con demasiada contundencia. "No paraba de intentar matarme con el arma, no recuerdo nada más, estaba muy drogado".

Mantiene que nunca hubiese imaginado "semejante tragedia" y que debería haber llamado a la Policía, pero que entró en pánico y supo que en aquel momento había perdido definitivamente al hijo que tenían en común.

"Nunca hubiera sido capaz de hacer daño voluntariamente a la madre de mi hijo. Lo juro", mantiene en la misiva, donde dice que "gracias al camino espiritual" que ha emprendido está aprendiendo de sus errores y que por ello quiere colaborar con la justicia. 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN