El tiempo en: Torremolinos
Sábado 18/05/2024  

Desde mi azotea

El negocio farmacéutico

Los medicamentos son ya el tercer producto más exportado de España, sólo por detrás de automóviles y combustibles

Publicado: 29/02/2024 ·
17:18
· Actualizado: 29/02/2024 · 17:26
Autor

José Antonio Jiménez Rincón

Persona preocupada por la sociedad y sus problemas. Comprometido con la Ley y el orden

Desde mi azotea

Llegar a todos los públicos con información interesante sobre las cuestiones que interesan

VISITAR BLOG

El negocio farmacéutico en España es un chollo. Los médicos españoles quizás sean los que más dinero reciben de la industria farmacéutica de toda Europa. Tampoco se libran las grandes sociedades médicas.

La industria farmacéutica asentada en España aumentó más de un 53 por ciento sus ventas al exterior en 2022, hasta alcanzar los 26.818 millones de euros. Los medicamentos son ya el tercer producto más exportado de España, sólo por detrás de automóviles y combustibles. Los expertos estiman que esta industria, una de las que más dinero mueve, puede llegar a facturar en el mundo unos 700.000 millones de dólares al año. Como se ve; el negocio es muy goloso.

Pero para que determinados tipos de medicamentos sean rentables para los laboratorios, tienen que ser recetados por los médicos y ser vendidos en las farmacias. El periodista y abogado especializado en temas de salud Miguel Jara del Bufete Almodóvar & Jara (especializados en demandas sobre enfermedades inventadas, Industria farmacéutica, medicamentos peligrosos, etc.); manifiesta, que a través de las pruebas aportadas por diferentes visitadores médicos, algunos laboratorios tratan de sobornar frecuentemente a los facultativos a través de regalos o dinero (algunos llegan a cobrar el 14 por ciento del valor de la receta) consiguiendo así que se receten sus medicamentos.

Según Jara, la industria farmacéutica suele poner de relieve lo mucho que cuesta colocar en el mercado un nuevo producto, pero lo que no dice es que “los mayores gastos de un laboratorio, alrededor de un 35 por ciento, se marchan en promoción, apartado en el que se incluyen estas prácticas. La investigación y el desarrollo van detrás de esa partida. Y no hablamos de prácticas minoritarias, sino de actos cotidianos, planificados por las empresas para conseguir una mayor penetración de su producto. Por eso los laboratorios que gastan más en este apartado son los primeros en el mercado”. Más información: https://www.migueljara.com/bufete-almodovar-jara/

El profesor de Filosofía en la Queen's University, Canadá, y editor de la revista Social Studies of Science, Sergio Sismondo, ha publicado un artículo en Frontiers in Research Metrics and Analytics, donde demuestra que la corrupción de la ciencia médica por parte de la industria farmacéutica ha socavado la integridad del conocimiento médico. El autor señala la “gestión fantasma” de la investigación médica, un proceso mediante el cual los representantes de la industria elaboran y publican investigaciones en nombre de médicos y psiquiatras, como responsables de lo que él llama “corrupción epistémica” y escribe: “Cuando un sistema para promover el conocimiento pierde integridad de manera importante y deja de proporcionar la información confiable que se espera de él, podemos etiquetar a esta corrupción como epistémica. La corrupción epistémica a menudo ocurre porque el sistema ha sido cooptado por intereses en desacuerdo con algunos de los objetivos centrales que se cree que están detrás de él. Ahora hay abundante evidencia de que la participación de las compañías farmacéuticas corrompe la ciencia médica”.

Esta gestión fantasma permite que la investigación de la industria se haga pasar por independiente, tomando prestada la legitimidad de la ciencia médica y de la investigación ética, al volverse casi indistinguible de ella. Las investigaciones han demostrado que la industria farmacéutica probablemente corrompe la ciencia médica al financiar la formación médica. Por ejemplo, un estudio mostró que la educación médica financiada por la industria influyó en los médicos para recetar más opiáceos. Otro estudio mostró un sesgo similar en la educación médica que financió la industria en torno al trastorno por atracones de alimentos.

Esencialmente, las compañías farmacéuticas usan sus abundantes recursos para cooptar el sistema de conocimiento médico para así promover sus intereses. Estos intereses a menudo están en desacuerdo con los principios de la medicina más generalmente aceptados.

Sigue diciendo el profesor Sergio Sismondo, que “la industria farmacéutica corrompe a la ciencia y a la literatura médica a través de estos mecanismos y muchos más. En la gestión fantasma de la investigación, gran parte de la corrupción no se produce a través de conflictos de intereses concebidos tradicionalmente por investigadores médicos independientes. En cambio, sucede por acciones más directas de las compañías farmacéuticas y sus agentes”. Más información: https://www.saludyfarmacos.org/lang/es/boletin-farmacos/boletines/may202204/13_la/

En EEUU en 2017, el laboratorio Shire, con sede oficial en Irlanda, fue multado por sobornos a médicos, llegando a un acuerdo con la fiscalía para pagar 350 millones de dólares. La fiscalía acusó de emplear “sobornos y otros métodos ilegales para inducir a los médicos para usar y sobreutilizar” un producto llamado Dermagraft, una piel humana elaborada por bioingeniería aprobada por la agencia del medicamento americana (FDA) para el tratamiento de úlceras provocadas por pie diabético.

El acuerdo resuelve que los comerciales de la compañía inducían ilegalmente a los profesionales al uso del producto con “cenas lujosas, bebidas, viajes y entretenimiento, equipos y suministros médicos y pagos injustificados”.

En los años noventa, Pfizer impulsaba una agresiva promoción del Feldene -nombre comercial de su piroxicam- con excelentes resultados de venta, aunque a costa del engaño. La farmacéutica trató de vender Feldene a dosis muy altas, a sabiendas de que la droga tiene una vida media muy larga, los mecanismos de eliminación de los pacientes de edad son muy lentos y cuanta mayor concentración de antiinflamatorio en la sangre, tanto mayor el riesgo de los efectos adversos. Pfizer estaba en conocimiento de todo esto y lo ocultó. Más información: https://brecha.com.uy/el-negocio-de-la-enfermedad-fraudes-mentiras-y-sobornos/

Estas son algunas de las noticias existentes de manipulación y sobornos de las compañías y laboratorios farmacéuticos para ganar dinero a expensas de la salud de las personas, etc. El gran negocio.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN