Quantcast
El tiempo en: Torremolinos
Viernes 28/01/2022  

La mirada del político veterano

José Antonio Marín Rite repasa su trayectoria

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Marín Rite
Jubilado de la primera línea política después de una trayectoria que comienza en 1979 y termina en 2010, José Antonio Marín Rite dice que no lo echa de menos en absoluto y que cuando uno “se va, se va, hay quien no opina así, pero yo creo que cuando uno deja las responsabilidades políticas debe dejarlo del todo”. Aún así en la larga y entrañable charla que mantuvimos con él en una de las mesas del magnífico café Monteluna, nos dejó una visión del pasado y el presente de Huelva muy a tener en cuenta. Como sus opiniones sobre algo tan humano como la nostalgia: “En general la nostalgia que tenemos los seres humanos es de la edad, cuando la gente habla aquí de <<la Huelva lejana y rosa, la Huelva tal...", lo que echan de menos es los 18 años no la Huelva de hace 50 años que era una calamidad, esa es la nostalgia”.

Era así, obligado, comenzar rememorando su etapa como primer alcalde de la Democracia en la capital onubense. “Huelva, aparte de que tiene los problemas generales que tiene toda España, es una ciudad que se ha transformado en los últimos 'treintaytantos' años de una manera importante; incluso estaba sin poder utilizar la maravilla que es el frente fluvial el año 79”, cuando llegó, por lo que explica lo que había: “teníamos la plaza Doce de Octubre y por la izquierda venía un ferrocarril y estaba allí un hombre con un banderín para dejar pasar a la gente y al tren. La parte de atrás de las avenidas de Italia y Alemania eran zona minera, con depósitos y un muelle que ya no existe más instalaciones de la Renfe y la Pescadería antigua, era un desastre con una serie de chamizos”; y cómo cambió “Huelva rompió esa barrera en el plan del 80 y ocupa con un salto esos dos espacios el de Renfe y las minas y el de Pescadería y se acerca espectacularmente al río, el barrio de Pescadería es un acercamiento importantísimo y el de Zafra también”. Y lo justifica: “se habla mucho de los acercamientos de las ciudades a los espacios fluviales o marítimos, conozco lo ocurrido en Vigo o Barcelona, y hablando proporcionalmente, porque no se pueden comparar, la ciudad a mi juicio que más se ha acercado a su frente fluvial de toda España es Huelva, con el paseo que se está construyendo ahora, pero también por dos barrios, la trama urbana de Huelva se ha acercado a la Ría por dos lados y eso ha dibujado una ciudad distinta”, y por la zona norte, “la entrada de la Avenida de Andalucía con sus barrios por lo que por los dos polos Huelva se ha transformado de una forma brutal”.

Recuerda que faltaba de todo cuando llega a la alcaldía,: “Era una ciudad sin dotaciones públicas, compré el Gran Teatro y la Casa Colón, no tenía dotaciones públicas prácticamente y ahí también se ha transformado”. Lo ilustra: “Había barrios sin alcantarillar y una iluminación de una bombillita en la esquina, el nivel de los servicios era muy bajo y las dotaciones públicas muy bajas. Quien no lo ha vivido no se da cuenta, porque ha vivido la Huelva recuperada pero la gente de más edad lo ve y por eso dice que el cambio es espectacular”.

Aquella corporación del 79
Pero no se queda con una obra en concreto, lo que más dice que le llena de entonces es que “aunque la labor fue de todo el Ayuntamiento, los ciudadanos tuvieron la ocurrencia de elegir seis partidos políticos y ninguno con mayoría, a mí me tocó conciliar aquello y salió bien, era un momento de la transición en que se tenía en la cabeza otras cosas, la consolidación del sistema democrático, que estaba en peligro, por la amenaza de golpe de estado, y no sabíamos dónde iba a ir esto y teníamos miedo a lo que podía pasar”. Por eso, “hubo un ayuntamiento muy volcado en la ciudad, dividí el trabajo entre todos, y a mí me tocaba que aquello no se convirtiera en un gallinero porque eran seis partidos muy distintos, la LCR el PCE, la UCD que venía de donde venía, el PSOE, los nacionalistas del PSA, un grupo independiente, en fin no nos faltaba de nada, pero había una cosa muy importante: la principal obligación que teníamos y creo que todo el mundo lo entendió y por eso fue bien era demostrarle a la gente que la Democracia servía, que no era un discurso; a la gente le habían estado diciendo durante 40 años que eso de los partidos era poco menos que el demonio, era la ‘'antiespaña'’, la propaganda de la Dictadura era terrorífica, cuando se produce el cambio, se lo decía a la gente, lo primero que hay que hacer es demostrar a la gente que servimos”. Pero la política cambia y “eso hoy no se podría hacer porque la política es muy diferente”. Sentencia.

Sobre trenes y Puerto
Está de acuerdo con que la estación de tren se retrase, pero “no la retrancaría mucho, aunque tampoco es políticamente correcto lo que voy a decir, ya me doy esos lujos, no la llevaría más atrás del Hotel Luz o por ahí, porque la gran ventaja que tienen los trenes hoy en día sobre otros medios de comunicación es que llegan al centro de las ciudades, y todas las grandes de Europa se dieron cuenta de eso en su día y las han mantenido en el centro de la ciudad, Madrid, París, Londres, Valencia, y aquí algunos querían llevarla fuera de Huelva, una barbaridad, así nos cargamos el tren, porque aquí se da la circunstancia de que lo importante no es la estación, y esto tampoco es políticamente correcto, en Huelva es término, vas a coger el tren y llegas diez o 20 minutos antes y te montas directamente no es para esperar otro, termina, cuando vuelves coges tu maletita y te vas, no permaneces prácticamente nada, es más importante el tren que la estación que debe ser digna, lógicamente”. apuesta por mejorar la conexión con Sevilla: “En Huelva nos tenemos que plantear metas porque somos aficionados a las grandes metas que no son realizables o que tardan mucho en realizarse, pero el que las propone ya se queda tranquilo, debemos ser muchos más prácticos, y ponernos delante metas más pequeñas y alcanzables, hoy lo que hay que pedir es que la línea ferroviaria de Huelva a Sevilla se arregle porque es un desastre, el tren tarda mucho y viene dando saltos, con buena línea el Alvia actual está en Madrid en tres horas y media,”.

Ir poco a poco. Así dejó al frente del puerto cifras de récord en el tráfico, aún así asegura: “Ahora está mejor y ha superado la crisis que le afectó ; uno de los sitios donde primero se nota la crisis es en los medios de transporte, la actividad económica disminuye y el de mercancías también, el Puerto sufrió bastante en 2006 y 2007 y lo está recuperando muy bien, superando el nivel que teníamos antes”. Defiende que “Huelva tiene un Puerto que es una joya, una maravilla y muchas veces la gente no tiene conciencia de eso, siendo Huelva una ciudad pequeña el Puerto es el quinto de España y además creciendo, por lo que es un patrimonio que tiene la ciudad espectacular”.

Para el futuro pide más líneas regulares, como la de productos agrarios con el Norte de Europa, aunque no sean rentables, pero hay que hacer el esfuerzo, ya que es difícil que haya más posibilidades de más líneas de pasajeros y mercancías regulares como la de Canarias.

Por cierto, para acabar ¿cómo ve las autonómicas?: “Están muy complicadas pero espero que el PSOE salga bien, que pueda gobernar y creo que es posible perfectamente, a lo mejor gobernando con otro si no tiene mayoría absoluta”.

La Huelva “irredenta con su Ría”
Espera que el paseo que ejecuta el Puerto junto al Muelle del Tinto sea hecho suyo por los onubenses y no pase como con el antiguo cargadero de mineral que rompe con esa idea de que “Huelva es irredenta porque le quitaron la Ría”. Hay “parte de verdad y parte de exageración” porque “tenemos el Muelle del Tinto, que la restauración que se ha hecho es una maravilla. Sentarse allí arriba, a tomar el sol sencillamente, a leer un libro, a estar allí con tu pareja o quien tu quieras y ver allí la puesta de sol en la marisma es una verdadera joya, pero no va casi nadie, va muy poca gente lo que sí ha habido es vandalismo, pero no está usado”.

Temas para el debate
El futuro del Ensanche Sur: “Es un proyecto privado, aunque algunas veces parece que no, es de unos señores privados, el único terreno público que hay allí, porque el Ayuntamiento que tenía mucho lo vendió todo, es el del Puerto, no ha empezado creo por la crisis y esperemos a ver como va. No soy capaz de hacer una profecía”.

El turismo de cruceros: Entiende que el Puerto de Huelva debe ser el atraque de los cruceros que vienen a Sevilla, sin complejos ni guerras por localismos absurdos, aprovechando de camino a los turistas que desembarquen, aunque para eso hay que crear una oferta de rutas turísticas que enganchen a la gente.

Dinero público en tiempos de crisis: Le parece un error recortar la inversión pública en crisis, porque afecta al consumo e “impide la generación de actividad económica, produce paro en una cadena que no tiene fin. “Establecer una política de austeridad, no hacer locuras en las instituciones”, le parece bien. Pero reducir... “peor el remedio que la enfermedad”.

TE RECOMENDAMOS