Quantcast
El tiempo en: Torremolinos
Martes 05/07/2022  

En román paladino

Veni, vidi, vici

Gastar menos y recaudar lo necesario. Ni recortar lo que es preciso ni desarmar al Estado

Publicado: 13/04/2022 ·
10:44
· Actualizado: 13/04/2022 · 10:44
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Feijòo y Sánchez.
Autor

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG

La frase latina -tan absolutamente concisa- se  atribuye a Julio Cesar tras una rápida victoria contra  enemigos de la República romana. “Llegué, vi,  vencí” es lo que  las encuestadoras  y la prensa de centroderecha  dicen sobre la llegada de Feijóo a la presidencia del PP. La prudencia aconseja no correr tanto. Los movimientos electorales son de fondo y los corrimientos no son tan rápidos. Nada dijo aún sobre la vida española salvo una idea repetida concienzudamente: bajar impuestos por encima de todo. Pero las pensiones de los 8.800.000 pensionistas, con la subida espectacular del coste de la vida, deben pagarse  -con la subida acordada al IPC- con los impuestos. Igualmente los sueldos de los trabajadores públicos y funcionarios, como las transferencias  y los impuestos cedidos a las comunidades autónomas, para hacer frente a la educación y la sanidad, las dos partidas mas importantes de las autonomías.

La bajada de impuestos sale por referéndum abrumadoramente positivo antes de preguntar. Es un deseo irrefrenable de cualquier contribuyente. En  la semidemocracia española del siglo XIX hubo periodos que sólo podían votar los hombres que pagaban impuestos. Ni las mujeres, ni los no propietarios tenían derecho a voto. Hay constituciones  en las que está vetado preguntar al pueblo soberano sobre la eliminación de impuestos, porque el Estado colapsaría. O sea, todo es dialogable  pero el temario de Feijóo es demasiado facilón. Obviamente podrá llegar a la presidencia del gobierno, pero luego habrá que cerrar la Moncloa y la Casa Real, por falta de fondos.

Jefferson, ante la tentación elefansíaca del gasto en las administraciones, dejó escrito que “la tendencia general a multiplicar  puestos y dependencias y a incrementar los gastos hasta el grado último  de carga soportable para el ciudadano” convenía “aprovechar toda ocasión que se presente para aliviar la sobrecarga”.  En el  medio está la virtud. Gastar menos y recaudar lo necesario.  Ni recortar lo que es preciso ni desarmar al Estado. Porque  venimos de una pandemia, que ha aumentado la deuda pública desmesuradamente -que hay que pagar-  y ha crecido la necesidad de ayudas públicas para las empresas  y  para los particulares. La guerra de Ucrania  no ha  hecho sino aumentar esas necesidades y  ha pausado el crecimiento que se avecinaba con los fondos europeos. Pedro Sánchez y Nuñez Feijóo estuvieron hablando tres horas. Demasiadas para que no hubiera  acuerdos.

 

TE RECOMENDAMOS